07 abril, 2016

Uncurepa y la lucha por representar a los consumidores

Las dificultades para estar presentes en órganos de interés para los consumidores, no ha sido fácil para las organizaciones de América Latina y el Caribe. En muchas ocasiones la representación de los consumidores ha sido lograda después de un arduo y largo trabajo.  

PEDRO ACOSTA, presidente de la Unión Nacional de Consumidores y Usuarios de la República de Panamá (UNCUREPA) comenta a continuación la historia más reciente al respecto en su país.
___________________
Después de dos años de no estar funcionando o sesionando plenamente, el pasado 22 de marzo se reactivó el Comité Nacional del Códex Alimentarius (CNC) de Panamá, actividad que se realizó en las instalaciones del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA)

Esta vez, la presidencia le correspondió por designación mayoritaria a la Autoridad de Protección al Consumidor y Defensa de la Competencia (ACODECO).  

La Unión Nacional de Consumidores y Usuarios de la República de Panamá (UNCUREPA) es miembro del Comité Nacional del Códex en representación de las organizaciones de consumidores. 

Debido al acuerdo de Marrakech, fuimos urgidos a cumplir con los postulados del Codex Alimentarius (órgano establecido por la FAO, encargado de elaborar normas alimentarias internacionales armonizadas) y el Ministerio de Comercio quedó como punto focal del Codex en Panamá.  

UNCUREPA exigió su espacio como representante de los intereses de los consumidores y quedamos desde entonces en este mundo Codex. Como algo curioso, pero no casual, al momento de elaborar el decreto constitutivo, dejaron fuera la representación de los consumidores (UNCUREPA) del comité, cosa que ocasionó nuestra protesta y movilización al punto que se detuvo el proceso; finalmente se aprobó el decreto que creaba el CNC de Panamá, con UNCUREPA en representación de los consumidores. 

Con excepción de algunos episodios de choques con miembros del sector comercial empresarial, casi siempre de transnacionales (que trascienden incluso a los medios), nuestra participación y contribución ha sido determinante en la aprobación de reglamentos en más de una ocasión. 

Muchas veces hemos sacado las castañas del fuego a sectores tanto del gobierno como de la empresa privada, siempre alegando los intereses de los consumidores, y no ha sido fácil. En el único tema que no hemos podido con el omnipoder de los comerciantes es en el reglamento técnico de etiquetado de alimentos pre-envasados porque no quieren ni han permitido que el etiquetado de alimentos esté obligatoriamente en español

Hemos estado en una permanente campaña para lograr esto. Es por este tema y otros similares que el comercio y la industria no querían discutir, que hacía dos años que el Comité Nacional del Códex no funcionaba.  

Por otra parte, la Comisión Panameña de Normas y Tecnología (COPANIT), a la cual también pertenecemos, sigue sin funcionar desde hace siete años. Tampoco se han integrado los Consejos Superiores Consultivos en ACODECO, ni la Autoridad Panameña de Seguridad de Alimentos (AUPSA) en los cuales tenemos un escaño en representación de los consumidores. 

Al mismo tiempo, tenemos ingentes tareas que realizar, especialmente en materia de los reglamentos técnicos que se están revisando a la luz de los muchos Tratados de Libre Comercio (TLC) que hemos firmado últimamente. 

Pese a todo lo anterior, a través de nuestra presencia y opinión permanente en los medios panameños y redes sociales, la voz del consumidor se mantiene vigente, siempre en conjunto con el Instituto Panameño de Derecho de Consumidores y Usuarios (IPADECU).