11 noviembre, 2012

Complejidades y aristas del tema alimentario

La complejidad del tema alimentario, desde el grave problema de la obesidad a la falta de acceso a una alimentación adecuada, es abordada aquí por Juan Trímboli, Director de Consumers International (CI)I para América Latina y el Caribe.


Nutrición y salud están vinculadas inextricablemente  No es por nada que existe el dicho “enfermo que come, no muere”. Sin embargo, con la avalancha de comida no saludable podría llegar a suceder que  “consumidor que come, se enferma”. Las razones son los altos niveles de azúcar, sal y grasas en prácticamente todos los alimentos procesados.

La nutrición,  seguridad e inocuidad alimentaria es un tema prioritario para CI. En América Latina podemos ver varios ejemplos de cómo CI y sus miembros están trabajando estos asuntos.

En Centroamérica  colaboramos en un proyecto que promueve la participación de la sociedad civil en políticas nacionales y regionales sobre gobernanza democrática y seguridad alimentaria. La organización coordinadora será el Centro de Defensa del Consumidor (CDC), de El Salvador. También participa ConSuAcción, una red que agrupa a organizaciones centroamericanas de CI.

La razón para llevar a cabo este proyecto salió a la luz con la crisis económica de 2008, con el aumento del costo de la canasta de alimentos con la cual se determina la línea de pobreza. Resultó que no existen mecanismos globales o regionales de gobernanza del sistema alimentario, lo que hace más vulnerables a los más pobres y marginados en la región.

En México, otro miembro de CI, El Poder del Consumidor, es un activo promotor de una importante reunión internacional, en la cual participarán expertos que han impulsado  legislaciones para enfrentar el tema de la obesidad infantil. Esta reunión tendrá lugar a fines de noviembre y se verá reforzada por un evento de la Alianza por la Salud Alimentaria, que está integrada por organizaciones de la sociedad civil.

El trabajo de Consumers International consiste en llamar la atención de la opinión pública, en especial de las autoridades y entidades que tienen influencia en la toma de decisiones, realizando y divulgando estudios sobre el tema a nivel global y regional y planteando recomendaciones. Además, acompañamos a nuestras organizaciones miembros en sus actividades de incidencia para combatir la obesidad, divulgando sus resultados y hallazgos.


Publicidad

Sabemos que la población infantil en América Latina es bombardeada continuamente con una publicidad tremendamente agresiva. Se manifiesta  cuando niños indígenas celebran Halloween y dicen “dulce o travesura”. Se dejan influir por los héroes que les motivan comer productos que parecen “bombas de azúcar”. Además, es común que  los adultos ofrezcan a niños y niñas dulces y bebidas azucaradas, y una vez que ellos/as adquieren el gusto por ello, es casi imposible desacostumbrarlos. En efecto, pruebas científicas han demostrado que el azúcar es adictiva.

La consecuencia es que a los niños/as les es muy difícil dejar de comer y beber bebidas y productos dulces y están en masa en camino de sufrir sobrepeso y diabetes tipo II a edades cada vez más tempranas. México superó a EE.UU. como país líder en obesidad: sus habitantes son en la actualidad quienes más sufren esta patología de todo el orbe. 

En el año 2012 celebramos la adopción de nuevas directrices internacionales (OMS, 2010) sobre la comercialización de alimentos a la población infantil, luego de varios años en que estuvimos en campaña sobre el tema. No obstante este trabajo sólo se verá coronado a plenitud cuando los gobiernos traspasen esas directrices a sus legislaciones nacionales.


Magnitud

Estamos ante un problema grande y complejo. Por un lado hay consumidores que carecen de acceso a alimentos básicos para una vida  aceptable, mientras por otro lado hay mucha gente que accede a alimentos procesados, nocivos para su salud.

La falta de acción de quienes están en condiciones de incidir y actuar retrasa las soluciones urgentes que requieren ambas problemáticas.