03 diciembre, 2012

Gobierno electrónico en América Latina: ¿y los consumidores?


La semana pasada participé en una reunión de autoridades nacionales de la Red de Gobierno Electrónico de América Latina y el Caribe (Red GEALC), donde presenté los hallazgos y recomendaciones de nuestra investigación sobre la transparencia de las agencias reguladoras de servicios básicos. 

Escribe Hubert Linders, de CI



El gobierno electrónico o e-gobierno es una forma de ejecutar algunas políticas públicas mediante aplicaciones y sitios en internet, facilitando diversos procesos para los consumidores, por un lado, como acelerando desarrollos internos de los gobiernos, por otro lado, permitiéndoles ahorrar algunos gastos.

Las nuevas tecnologías crean una miríada de posibilidades para mejorar los procesos, y los gobiernos de América Latina y el Caribe están utilizándolas a su favor cada vez más.

La Red GEALC fue creada el año 2005 para reunir a las autoridades de gobierno electrónico de los países miembros de la OEA.



Gobierno móvil

En la actualidad ya se empieza a pensar en el próximo paso, que es el gobierno móvil. Como en varios países de la región casi todas las personas tienen un teléfono móvil y la penetración de los smart phones o teléfonos inteligentes con acceso a internet está creciendo rápidamente, algunos trámites ya se pueden hacer mediante los celulares.

Como se mostró durante las presentaciones en la reunión, mucho ya se ha hecho aunque todavía falta bastante. Al final las tecnologías son solamente los medios y no el fin. Lo que debe buscar el gobierno electrónico es un cambio de conducta de la ciudadanía.

En inglés existe el dicho you can lead a horse to water but you cannot make him drink (“puedes darle un consejo a alguien, pero no puedes obligarlo a que lo siga”), y parece que falta cómo incluir los consumidores en los procesos de mejora del gobierno electrónico. ¿De qué manera se puede motivar a la ciudadanía a utilizar las nuevas opciones?

Rankings

El Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de la ONU (UN DESA) y el Foro Mundial Económico (WEF, por sus siglas en inglés) están midiendo los desempeños de los países para hacer rankings sobre el desarrollo del gobierno electrónico, los servicios ofrecidos, la infraestructura o la participación ciudadana. 

En este sentido, Chile y Colombia están en la vanguardia en América Latina aunque ambos países perdieron su posición respecto al ranking anterior. (Vea aquí  el ranking de todos los países).

El WEF mide también los costos de acceso a internet y a los servicios de telefonía móvil, un factor muy importante para que los consumidores puedan participar.  Recientemente CI publicó un manual para llevar a cabo campañas nacionales sobre el acceso a internet mediante banda ancha. Entre varias otras cosas, aborda las barreras de los costos, la disponibilidad y prácticas de facturación injustas, donde aparece el tema de la privacidad del consumidor y sus derechos digitales.

En este sentido, los gobiernos están esforzándose para cumplir con la otra “moda”, el gobierno abierto, publicando muchos datos a fin de ser cada vez más transparentes. ¿Pero hasta adónde llega esta transparencia?

Según Carlos Gregorio, Director del Instituto de Investigación para la Justicia, esa línea es muy fina y se cruza fácilmente, sin mencionar la falta de regulación para prevenir que empresas vendan datos de sus clientes o socios. Este es uno de los asuntos que CI abarca en su Estrategia 2012-2015 como uno de sus temas prioritarios: Los Consumidores en la Era Digital.