17 julio, 2013

Directrices ONU: Los temas de vida y muerte no son una ‘lista de lavandería’



Robin Simpson, asesor de Políticas de CI, informa acerca de la Reunión del Grupo Especial de Expertos de la UNCTAD sobre Protección al Consumidor.


"No podemos aceptar que temas de vida y muerte como el acceso universal al agua y electricidad, por ejemplo, sean vistos como una distracción molesta de las ‘cuestiones principales’, como los servicios financieros y el comercio electrónico", reflexiona Simpson al considerar la posición de CI que considera relevantes aquellos temas para los consumidores del mundo.

El debate giró en torno a la revisión de las Directrices de Naciones Unidas sobre la Protección del Consumidor.

Del comienzo al final, CI está satisfecho con el resultado inicial de nuestras reuniones sobre la revisión de las Directrices de las Naciones Unidas para la Protección de los Consumidores.  

Estuvimos ampliamente satisfechos con los resultados en materia de servicios financieros (FS) y comercio electrónico, presentados desde el principio por la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) (los "guardianes" de las Directrices) como los dos temas principales para incorporar a la Directrices. 

Sin excluir

Sin embargo, nuestra posición fue consistente al señalar que estas dos cuestiones no deberían ser incorporadas excluyendo otros asuntos urgentes. Tampoco deberían definirse de manera estrecha, sino que deben incluir, por ejemplo, la protección de datos, los productos digitales y las remesas financieras.

El hecho de insertar solamente los servicios financieros y el comercio electrónico dejaría la mayor parte de las Directrices intactas desde 1985 hasta la próxima revisión en... ¿cuándo? 2030? Así es que estamos contentos de que la conferencia también acordó considerar una lista de otros temas que incluyen la protección de datos, el comercio transfronterizo (todavía muy vago), el turismo, la reparación (también llamada 'acciones de clase ") , integración con otras políticas gubernamentales, servicios públicos como el agua y la energía y el principio de servicio universal, el transporte, los bienes inmuebles (viviendas), acceso al conocimiento, y la publicidad abusiva. 

Comisión y grupos de trabajo

Además, después de una incisiva intervención de CI, la conferencia también aceptó examinar la idea de una comisión permanente de la ONU para examinar la aplicación de las Directrices de las Naciones Unidas a nivel nacional.

Nos ofrecimos como voluntarios para participar en los grupos de trabajo sobre Servicios Financieros, Comercio Electrónico, "otros temas" y la Comisión de Naciones Unidas. Así es que este es un buen resultado, no? Bueno, todavía es demasiado pronto para decirlo. 

Esperamos con interés el informe de la UNCTAD sobre la reunión y la interpretación de los procedimientos de la Presidencia francesa, que presidió espléndidamente la reunión.

A pesar del lenguaje diplomático, había una división tácita. Los países más ricos abogaron por limitar la revisión a los dos temas preseleccionados. El resto de las delegaciones empujó hacia atrás, argumentando por otros temas que aparecieron en la lista final, o, como hicimos nosotros, por un enfoque más integral sin descartar nada en esta etapa.

No es que los países ricos estuvieran totalmente de acuerdo entre ellos.  

EE.UU. y Alemania fueron los polos opuestos, a favor de la inclusión de la protección de datos (Alemania) o su exclusión (EE.UU.). Pero ambos querían que el alcance general se mantuviera reducido, con EE.UU., tal vez como un desliz lingüístico, que describió la lista de los  ‘otros temas’ como una ‘lista de lavandería’ (laundry list) y sugiriendo que el proceso de revisión debería concentrarse en las ‘principales’ materias de consumo.

Nosotros objetamos la expresión ‘lista de lavandería’, diciendo que  "menosprecia las cuestiones planteadas. De hecho todo el proceso de la revisión de las Directrices podría ser descrito como una lista de lavandería. El punto central de estas Directrices es que constituyen un documento integral, que abarca todo el horizonte de asuntos del consumidor. En lugar de ver la amplitud de los temas como un problema deberíamos aceptarlo como una fortaleza. " 

No podemos aceptar que temas de vida y muerte como el acceso universal al agua y electricidad, por ejemplo, se vean como una distracción molesta de las ‘cuestiones principales’, como los servicios financieros y el comercio electrónico

Tal fue el tono de muchas delegaciones oficiales:"¿Cómo podemos hacer frente a todos estos temas?" era una frase común. De hecho, las Directrices hacen muy breve referencia a cada sub-sector, y hemos demostrado en nuestra versión enmendada cómo se puede hacer esto. 

Significado de las Directrices

Debemos tener en cuenta lo que significan las Directrices para nuestras organizaciones miembros. Son vistas como la definición de la norma para la protección de los consumidores en todo el mundo.  

Lamentablemente, el tono de demasiados participantes fue que se trataba de una tarea que tenía que eliminarse con un mínimo de esfuerzo. Como dijimos en el debate: "Si la amplitud de las Directrices se hubiera considerado en 1985 en la forma en que se está debatiendo hoy, nunca habrían sido redactadas en absoluto."