17 diciembre, 2012

Rápido, rápido, cambio y fuera!


Recordar puede ser estimulante.  Por ejemplo, traer a la memoria que en 1996 ninguna de las organizaciones de consumidores de América Latina, ni nosotros en CI, teníamos sitio web, y  que sólo a fines de ese año accedimos a  un correo electrónico para comunicarnos con nuestros miembros.



Parece imposible imaginar cómo nos comunicábamos entonces, desde la perspectiva electrónica y algorrítmica de las comunicaciones actuales.

Hoy la realidad es radicalmente otra: todas las organizaciones miembros de CI en la región  tienen sitios web, alimentan un Blog, poseen activas páginas en Facebook, y varias manejan un Twitter institucional.  Correo electrónico ni hablar, ya no es tema.

Muchas revistas impresas han desaparecido,  otras han cambiado al formato electrónico.

Nuevo ciclo

Estamos en un nuevo ciclo informativo que evoluciona a pasos gigantescos y que aun no sabemos cómo va a continuar ni a terminar.  

Algunos autores hablan de la verdadera inteligencia artificial que busca crear Google y que se verá en algún no tan lejano futuro (¿se acuerdan de HAL, la computadora de “2001, Odisea Espacial” de
Kubrick?).  

Otros dudan que este ciclo nos hará más inteligentes. Con el eje puesto en la rapidez en la búsqueda y entrega de la información podríamos simplemente estar siendo moldeados para conformar un ‘sistema eficiente’. Tan eficiente como ese modelo de trabajo creado luego de la revolución industrial en varios países del Norte que transformó en autómatas a los trabajadores fabriles.
 


Pensando de otra manera


Para algunos teóricos, Internet no sólo proporciona el contenido del pensamiento, sino también estaría modelando la forma en cómo pensamos. Estaríamos no sólo leyendo de manera diferente sino pensando bajo estructuras distintas a aquellas previas a su aparición.


Hoy, las y los lectores serían verdaderos cazadores de la información, selectivos, rápidos e impacientes. La lectura pausada y en profundidad parece ser excepcional. En fin, el tema no deja de ser apasionante.

Por ahora, en medio de este ciclo evolutivo del manejo de la información, buscamos saber quién es ese nuevo lector / lectora, y cómo podemos lograr que más de ellos lean nuestros materiales electrónicos, investigaciones y campañas.  Ese es el desafío actual para nosotros.


¿Quién es la persona que nos lee y cómo lo hace?

Pues bien.  Poca gente nos  lee.  Y cuando lo hace sólo tenemos entre 4 a 6 segundos de tiempo para atraerla y hacer que lea nuestro mensaje. Y el consejo es no perder tiempo confeccionando banners en Photoshop: nadie los leerá.

Recién estuvimos en una reunión organizada por la Universidad Católica de Chile. Allí, Michael Panzera, representante de la Comisión Federal de Comercio de EE.UU. se refirió a la inutilidad de los banners en los sitios web ya que el nuevo lector selectivo y emergente de Internet simplemente los ignora, de acuerdo a un estudio realizado por ese organismo.


La huella del ojo

Lo mismo indican otros estudios que han seguido la huella del ojo del internauta para saber con mayor precisión qué lee y cómo. El más conocido es  el de Jackob Nielsen que concluye que los lectores de Internet escanean la página leyendo sólo las primeras palabras de cada frase, empezando por arriba y perdiendo interés a medida que bajan. El patrón de lectura genera una forma parecida a una “F”.

Otros señalan que la mayoría de los visitantes de una página web sólo lee entre 20% y un 28% del texto de la página y que un 17% están menos de 4 segundos antes de pasar a otra página!  Es más o menos este el tiempo que tenemos para capturar su atención antes de que rápidamente se alejen, de link en link, a años luz de nuestros textos.

Un estudio reciente, también dirigido por Nielsen, encontró que los usuarios de boletines electrónicos los escanean aun más rápidamente que a las páginas web.

No leemos igual que antes; no nos están leyendo igual que antes. Tener esto en mente al trabajar hoy con textos electrónicos resulta fundamental para nuestras organizaciones y es nuestro gran reto resolverlo diariamente y de manera estratégica.

8 comentarios:

Unknown dijo...

Articulo extremamente interesante. La primera promessa de la red mundial fué la de nos poner de inmediato en contacto con textos, ideas y autores antes ianaccessibles. Pero ahora la pregunta és: quien se interesa por todo eso? Además, estamos en definitivo entrando en una era donde no hay más mediaciones sociales. Mismo la posibilidad de que otros comenten los comentários de terceros no és lo mismo que una mediación social, no és una mediación del tip que conocíamos. La inteligencia virtual no és tan evidente. Creer que la tecnologia puede sola crear valores és, no mínimo, ingenuidad. Más frecuentemente, la técnica aniquila valores. A nosotros, por lo tanto, cabe crear nuevos valores y patrones de sociabilidad. Llamar de inteligencia artificial herramientas y mecanismos sin valores és, por lo tanto, ya un fuerte cámbio de valores, de lo que significa inteligencia.

Giovani A. Fletcher (IPADECU) dijo...

Es altamente interesante el análisis que nos plasma la Compañera, Marcela, máxime cuando cada vez más entramos a un mundo en que el volumen de información que nos nutre, para algunos resulta casi sofocante. La forma, medios o elementos que utiliza el internauta (antiguo simple lector) para leer, racionalizar e integrar la información que como Consumidor requerimos día tras día, y convertirla en herramientas validas para la defensa de nuestros derechos, se transformara en la clave, a través de la cual el Ciudadano exigirá basado en la información efectivamente digerida: la solución de los problemas que le afectan a nivel de Ciudadano. El reto es ese, hacernos entender en pocos segundos, y en muy poco espacio. La autora le atino con su comentario...

Mario Andrés dijo...

Gracias Marcela por sintetizar de manera tan amena una tendencia que es preocupación para quienes nos dedicamos a comunicar. Este artículo es un ejemplo elocuente de cómo escribir e interesar. Estoy seguro que tiene sus lectores cautivos, que se quedarán más allá de los primeros 15 a 20 segundos. Así que me parece una condición para atrapar es redactar de una manera especial, tratar el tema de manera didáctica y entregar datos relevantes.
Gracias
Mario Andrés

Adriandroide dijo...

Excelente artículo!

A veces hay que detenerse y observar para seguir adelante, y cada vez lo hacemos menos.

Si bien tenemos acceso a la noticia al instante (Twitter), incluso antes que la TV, generalmente sólo nos quedamos con titulares o con la primera idea de la noticia.

Tanta información nos distrae, de una catástrofe pasamos a ver los cibermondays de alguna aerolinea local, luego a otro link que nos lleva a la cartelera de espectáculos y vamos cayendo en un abismo de información. Al final del día ya ni nos acordamos de la noticia que nos impactó o que nos sobrecogió...

El uso de internet alcanza para todo, se compra, se vende, se empareja, se juega, etc, menos ir al baño, a no algunos se lo llevan hasta el WC.

Al final de cuentas estamos siempre sentados o encorvados (celular), lo único que se mueve y hace ejercicio son nuestro ojos y mente saturada de información. Que buscan y buscan información, una lucha secreta e inconsciente de saber más que el de al lado en menos tiempo.
Saludos.

Anónimo dijo...

La comunicacion como ha sido diseñada para los medios electronicos representa un gran desafio para la humanidad, pues estamos expuestos a formarnos con los "titulares" sin llegar a la profundidad, sin ahondar en contenidos y peor, depender de los temas que a alguien le interese colocar en las redes de los que como cascadas todos nos referimos, y podemos pasar semanas opinando asi rapido del tema, obviando talvez otras informaciones relevantes que algunos interesados no le preocupa o no se ocupa en dar a conocer porque afectaria sus intereses.Nunca seran puesto en las redes los grandes inventos, ni los grandes descubrmientos.Con esto llamamos la atencion de que ojo, podriamos esta siendo manipulados y hacernos depender de los criterios y conveniencias de quienes estan detras del control de las comunicaciones globales.
Creo que debemos ver con ojo critico lo que estamos viviendo, no volver hacia aatrás, pero ser racionales y conscientes.
Estamos ante un arma de doble filo,lo inteligente es saberla utilizar, estar atentos y ver mas allá de la simpleza que nos presentan en forma de titulares estas redes.
Las organizaciones podemos sacarle y le hemos sacado provecho...pero la formacion intelectual de las futuras generaciones ¿será asi en "titulares" rapidito,como un relampago que no nos pèrmita squiera pensar?? Eso si me preocupa, que no ejercitemos el pensamiento, que nuestro cerebro se oxide, eso si que será una tragedia.No les canso mas!!
Buen ejercio Marcela...me hiciste pensar por un momento.jajajajaj

Anónimo dijo...

Marcela, a comunicação é fundamental para ajudar a humanidade a se direcionar rumo à maior justiça e equidade. O seu artigo toca em dilemas cruciais para tod@s nos que dependemos desses meios para cumprir o nosso papel. Precisamos ter efetividade na nossa comunicação. Obrigada e parabéns.
Marilena Lazzarini

Vera Lúcia Ramos dijo...

Concordo com você: como pudemos passar tanto tempo sem esta tecnologia que facilita nossa vida e amplia nossa atuação? Felicitações. Vera Lúcia Ramos

Anónimo dijo...

Es posible (desde mi punto de observaciòn),que el aspecto y la perspectiva màs intuitiva y cautivante del artìculo;es la concatenaciòn dialéctica, entre la dinàmica del desarrollo del conocimiento (que compende naturalmente tecnologìa y técnica..)y, esa enorme capacidad de cambiar y de producir profundas transformaciones en nosotros seres humanos.
Precisamente en la historia de la humanidad, en diferentes momentos històricos;ha existido una fuerte atracciòn de estas dos fuerzas de energia vital; el desarrollo del conocimiento y la conciencia de la necesidad de cambiamento, en un "mundo sistema", hoy global y globalizado..
Gracias.
C.Darw