20 diciembre, 2013

Acciones de McDonald´s en escuelas de Brasil



En el siguiente artículo el Equipo de Comunicaciones del Instituto Alana expresa su preocupación por las prácticas publicitarias que lleva a cabo la empresa de comida chatarra al interior de escuelas brasileñas, incluidas guarderías y establecimientos de educación básica.

El Instituto denunció el hecho y espera que ahora las autoridades se manifiesten.

Mientras tanto, envió una carta notificando estas prácticas de McDonald’s a las Secretarias Estaduales y Municipales de Educación y continúa divulgando el hecho a través de medios y redes sociales.

Espectáculos comandados por el payaso Ronald McDonald se realizan adentro de las escuelas brasileñas públicas y privadas, incluso en aquellas destinadas a bebés y niños menores de seis años.

Los conciertos traen juegos, presentaciones, y otras actividades típicas del universo infantil y son promovidos por McDonald’s en escuelas de educación infantil (guarderías y pre-escolar) y educación básica. 

¿Acción educativa? 

La empresa trata la actividad como 'educativa',  pero expone intensivamente su marca no solo con la presencia e interacción del payaso Ronald McDonald con los niños, sino también con el uso del logo de la cadena de fast food en todos los materiales utilizados durante la actividad. 

El caso llamó la atención del Instituto Alana, que se enteró de la realización de esas acciones de marketing en escuelas a través de denuncias.

Para el Alana, el Espectáculo do Ronald McDonald afrenta los derechos de protección integral de la población infantil prevista por la legislación brasileña.

Por eso, el Instituto notificó a McDonald’s el 15 de agosto pasado para que suspenda todas sus actividades al interior de instituciones educativas, en un plazo de diez días. Como eso no sucedió, Alana se comunicó en septiembre con el Ministerio de la Justicia y el de Educación, solicitando que se tomen medidas para detener inmediatamente la práctica en las escuelas.

Según investigadores del Center For Science in the Public Interest (CSPI), de Washington D.C, el marketing en las escuelas se ha convertido en un gran negocio para cultivar la lealtad a la marca.

De acuerdo al CSPI, “las empresas se dan cuenta de que las escuelas son un lugar óptimo para influir sobre niños y niñas, debido a que casi todos van a la escuela y a que pasan una gran parte de las  horas en que están despiertos en el establecimiento escolar. El marketing en las escuelas también añade credibilidad a las actividades de comercialización, asociando el nombre de la empresa y del producto con escuelas o profesores confiables”. 

Población brasileña en contra 

Lo que se divulga como “acción educativa” es realmente una manera de motivar a los estudiantes a convertirse en consumidoras de los productos de McDonald’s desde muy temprano.

Claramente se trata pura y simplemente de publicidad al interior de un ambiente de educación, de un espacio de formación de valores y ciudadanía, donde niños y niñas están abiertos a aprender y a asimilar lo que se enseña enseñado.

Esa acción va contra la opinión del 56% de la población, que desaprueba la publicidad en escuelas, según una investigación de 2011 del Datafolha.