26 marzo, 2016

En la 34° Conferencia Regional de FAO



HUBERT LINDERS, de CI, participó en la 34ª Conferencia Regional de la FAO y escribe a continuación sobre los más de tres días de intensas reuniones en Ciudad de México con representantes de alto nivel de los países de América Latina y el Caribe, así como representantes de organizaciones internacionales y de la sociedad civil.

En la reunión,  se habló de una gran variedad de temas tales como los retos y las perspectivas de la seguridad alimentaria y nutricional en América Latina y el Caribe, la transformación del sector rural y el desarrollo de la agricultura familiar, el uso sostenible de los recursos naturales y la gestión de riesgos y la adaptación al cambio climático en nuestra región.
______________

Temas muy específicos fueron discutidos en la 34ª Conferencia Regional de la FAO.  Países con pesca artesanal, como Perú y Chile, pidieron enfatizar su importancia más fuerte en la declaración final, mientras otros mencionaron la importancia del uso sustentable de los bosques. Expertos hablaron del corredor seco de América Central que con el impacto de El Niño está afectando la seguridad alimentaria en países como El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua, disminuyendo cosechas y cultivos de legumbres o maíz en más del 50%.

FAO se ha enfocado durante muchos años en problemas de los productores agrícolas para tratar de resolver la situación del hambre mundial. En los últimos años, está promoviendo la producción agroecológica con sus niveles de producción más altos que la producción agrícola convencional, además de no utilizar agrotóxicos como fertilizantes o pesticidas y herbicidas. Aparte de mejorar la situación económica de los pequeños productores y productoras (porque muchas veces son mujeres), la agricultura familiar mejora también la seguridad alimentaria y nutricional en los países que dependen de la agricultura, porque dan acceso a alimentos más saludables y producidos localmente.

Aquí hay un vínculo directo entre el trabajo de FAO y uno de los temas prioritarios de Consumers International, razón por la cual su Director General, José Graziano da Silva, reiteró su propuesta de trabajar más estrechamente con los consumidores. En una sesión especial, el director regional de la FAO, Raúl Benítez, firmó un convenio de trabajo con la OPS y una carta de intención con Consumers International para lograr lo mismo, al principio a nivel regional pero con la intención de llegar a un convenio global.

El trabajo que podríamos llevar a cabo junto con la FAO como Consumers International y nuestras  organizaciones miembros se enfocaría en los siguientes temas: i) la promoción de alimentos saludables (en línea con nuestro llamado a un convenio marco para promover y proteger el acceso a la dieta saludable), ii) la inocuidad alimentaria (relacionada, por ejemplo, con la venta callejera de comida), y iii) el consumo sustentable en relación con las pérdidas y desperdicios de alimentos (entre su cosecha, preparación y consumo final).

Graziano da Silva enfatizó su interés en trabajar sobre el tema del etiquetado, importante también para el Codex Alimentarius, establecido por la FAO y la OMS para elaborar normas alimentarias internacionales armonizadas, que protegen la salud de los consumidores y fomentan prácticas leales en el comercio de los alimentos.

En América Central, el etiquetado nutricional todavía no es obligatorio y se comercializan productos sin etiquetas o con etiquetas incompletas. Diputados y otros participantes del Frente Parlamentario contra el Hambre, otra organización patrocinada por FAO, han expresado su preocupación por esta falta, que podría ser un argumento para llevar a cabo un proyecto y/o una campaña para motivar a los gobiernos de Centroamérica a mejorar la regulación respecto a la información nutricional que se entrega a los consumidores.

En la primera semana de abril, el Frente Parlamentario contra el Hambre se reunirá en Colombia para definir su agenda de trabajo para los próximos 12 meses. Consumers International está invitado a participar para concretar propuestas de actividades  a nivel regional y nacional, aparte de establecer contactos entre los parlamentarios y las organizaciones miembros en cada país donde existe un frente nacional, actividades que ojalá resulten útiles para mejorar la seguridad alimentaria y nutricional y tener efectos positivos en otras áreas importantes para los consumidores.