01 junio, 2016

¿Por qué TiSA debe estar en el centro de la atención mundial de los consumidores?

Esta semana los ministros de comercio de 22 países y la UE se reunirán en París para dar apoyo político a las negociaciones sobre el Acuerdo de Comercio de Servicios (TISA). Con las negociaciones que ya están en sus 18 ª ronda este es un momento crucial que Consumers International (CI) se pregunte: ¿Cómo afectará este acuerdo a los consumidores? ¿Por qué no hay más información disponible al respecto? Y para exigir cambios.

Los acuerdos comerciales modernos son a menudo controvertidos. Las recientes negociaciones sobre del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) y el Acuerdo Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP) han dado lugar a grandes debates mediáticos, batallas de cabildeo y manifestaciones callejeras. Sin embargo, TiSA ha sido negociado casi en silencio.


¿De qué se trata TISA?
Como su nombre indica, TISA se centra en el comercio de servicios, que puede cubrir desde llamadas telefónicas a hacer pagos, pedidos de productos en línea, vuelos internacionales y mucho más.
Las partes negociadoras actuales son Australia, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, la Unión Europea, Hong Kong, Islandia, Israel, Japón, Liechtenstein, Mauricio, México, Nueva Zelanda, Noruega, Pakistán, Panamá, Perú, la República de Corea, Suiza, Taiwan, Turquía y Estados Unidos. Hacemos hincapié en "actuales" porque el acuerdo podría ampliarse a otros países en una etapa posterior.

Con un gran número de países involucrados es vital reunir a los consumidores de todo el mundo para asegurar que su voz sea escuchada en estas negociaciones.


¿Cómo podría TISA ser ventajoso para los consumidores?
En teoría, TiSA podría dar a los consumidores más posibilidades de elección a precios más bajos porque empresas de más países podrían ofrecerles servicios. Este es un beneficio real para los consumidores; sin embargo, para comprender completamente cómo afectará a los consumidores, es importante tener en cuenta también cómo el acuerdo puede afectar los derechos de los consumidores - en casa, en el extranjero y cuando se compra en línea.
Por ejemplo, los consumidores quieren asegurarse que sus derechos estén protegidos cuando contratan un servicio en su propio país o en otro país del TiSA. Deben tener información clara acerca de estos derechos en caso de que algo funcione mal y los mecanismos que pueden utilizar para resolver los conflictos de una manera fácil, barata y oportuna
TISA podría también aumentar la calidad y la equidad en los precios de los servicios de itinerancia de celulares (roaming)[1]. Así, cuando la gente viaje - ya sea por negocios o por placer - TiSA debe proporcionarles un servicio de itinerancia mejor y más barato en países que son parte en el acuerdo.

La protección de datos es también un problema importante para muchos consumidores. ¿Cómo TiSA podría apoyar los esfuerzos para que los consumidores tengan más información y un mayor control sobre cómo se recopilan, almacenan y comparten sus datos?

El establecimiento de reglas que funcionen para los consumidores no sólo es bueno para ellos sino que también es bueno para la economía en general. Después de todo, las normas que aumentan la confianza del consumidor facilitarán más comercio.


Signos preocupantes
Sin embargo, en los textos que hemos podido ver, hay signos preocupantes de que las necesidades de liberalización del comercio podrían estar por encima de las demandas legítimas de protección de los consumidores.

A algunos países participantes les gustaría introducir normas que obliguen a los legisladores a cumplir con criterios estrictos y “pruebas de necesidad” al proponer nuevas leyes. También quieren tener la posibilidad de hacer comentarios sobre los proyectos de ley de otros países y permitir que cualquier persona interesada pueda hacer lo mismo.

Tales disposiciones limitarían la capacidad de los gobiernos de regular en el interés público, ya que podría ser considerado como una barrera para el comercio.


Urgente necesidad de una mayor transparencia
A fin de tener un debate significativo sobre estos temas, primero tenemos que hacer frente a la alarmante falta de información disponible sobre las negociaciones del TiSA. Sólo unos pocos documentos oficiales se han publicado hasta ahora por sólo dos negociadores de TiSA: la Unión Europea (UE) y Suiza[2]  . Algunas partes del acuerdo se han filtrado[3], pero estas filtraciones no son exhaustivas y son de varios meses atrás.

Esta falta de transparencia no es de interés de nadie ya que contribuye a la desconfianza generalizada del público. Nosotros no queremos ver el debate limitado solo a argumentos pro y contra. Queremos tener la oportunidad de ser constructivos.

CI y nuestra organización hermana europea BEUC instan a todos los países negociadores a proporcionar más información sobre el contenido y el progreso de las conversaciones. No estamos solos en esto: el Parlamento Europeo y muchos otros grupos de la sociedad civil han también hecho esta llamada. Australia, la Unión Europea y los Estados Unidos co-presidirán las conversaciones: se debe crear un sitio web común para proporcionar información al público.