23 febrero, 2011

Temores sobre influencia de la industria en nuevo foro global sobre salud de la OMS

Escribe la Dra. Lida Lhotska (primera de derecha a izquierda en la foto), Coordinadora Regional de International Baby Food Action Network, IBFAN, quien ha estado haciendo campaña sobre la nutrición del lactante y del niño pequeño durante 20 años.


Desde el 17 al 25 de enero de 2011 asistí representando a Consumers International a la reunión anual del Consejo Directivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), celebrada en Ginebra con otros tres miembros de IBFAN, Rebecca Norton, Ismail Nahed y Rundall Patti.

Allí, llamamos a observar los principios contenidos en la Estrategia Mundial de Alimentación del Lactante y del Niño Pequeño porque estábamos preocupados por la posible expansión del papel de la industria de alimentos infantiles en el ámbito de la política con un nuevo plan de aplicación en la nutrición de lactantes y niños pequeños que está siendo desarrollado por la OMS.

Futuro financiamiento

Fue con preocupación que leímos en el informe de la Directora General de la OMS, Dra. Margaret Chan a su Junta Ejecutiva sobre el futuro financiamiento de la OMS a la propuesta de un nuevo Foro Mundial de la Salud.

La propuesta se repitió en la presentación PowerPoint de la Dra. Chan hecha durante un debate sobre el futuro financiamiento. El nuevo foro está diseñado para reunir a los Estados miembros, los fondos globales de salud, bancos de desarrollo, asociaciones, organizaciones no gubernamentales, organizaciones de la sociedad civil y el sector privado para abordar temas críticos para la salud mundial.

Los peligros

La Directora General de la OMS dijo que la idea para el foro había venido de los Estados miembros y de la sociedad civil. Me resulta difícil imaginar que el sector privado no fue un fuerte defensor de la idea. Como activista de nutrición del lactante y del niño pequeño, soy muy consciente de los peligros de permitir que el sector privado moldee la política de la organización. El potencial de conflictos de intereses es muy amplia y evidente.

En muchos países, la industria alimentaria está dispuesta a financiar la educación, específicamente dirigida a niños, niñas adolescentes y madres jóvenes. Y si algunos gobiernos pueden apoyar esta asistencia, se les debe recordar que no hay tal cosa como un almuerzo gratis. La “educación” es a menudo demasiado utilizada por la industria como una forma sutil y penetrante de marketing para crear confianza y promover alimentos fortificados y suplementos, así como alimentos altos en azúcar, sal y grasa a los niños.

Nestlé en Rusia

Un ejemplo emblemático proviene de Rusia, donde Nestlé está impulsando el chocolate. El Programa sobre una Correcta Nutrición de la compañía - cuaderno de trabajo para escolares- se ha utilizado en miles de escuelas en Rusia. Entre otras imágenes, se muestra a una madre diciéndole a su hijo que el consumo de chocolate antes de un examen le ayudará a administrar los ejercicios difíciles.
Entonces, ¿acerca de qué es exactamente este mensaje de Nestlé? ¿mientras mñas chocolate comas más inteligente te harás? Dado que pocos gobiernos tienen una legislación para controlar las afirmaciones acerca de las supuestas propiedades saludables de un alimento, la puerta queda abierta para estas estrategias orientadas al mercado que conducen a la dependencia de productos innecesarios y al debilitamiento de habilidades y prácticas sostenibles locales de alimentación saludable.

El Foro Mundial de la Salud tendrá su primera prueba en una reunión de un día vinculada a la reunión de la OMS sobre NCD en abril en Moscú. Una propuesta concreta será presentada ante la Asamblea Mundial de la Salud este año y si es aprobada, el mecanismo podría seguir adelante. Vamos a estar observando el proceso muy de cerca.