29 junio, 2011

Servicios financieros: CI expone sus propuestas en Francia

Sepa cómo fueron presentadas las propuestas de CI respecto de la protección de los consumidores en el sector financiero ante un órgano francés oficial. Robin Simpson, fue el encargado de hacerlo y aquí lo cuenta.

Como francófila de toda la vida, mi madre se habría sentido orgullosa si hubiera visto mi participación en la reunión del Comité Consultivo Francés sobre el Sector Financiero (CCSF) que tuvo lugar el 9 de junio en la "galería dorada" de la Banque de France.

La invitación era para escuchar los puntos de vista de CI sobre el proceso del G-20 sobre protección del consumidor en los servicios financieros (SF), que se ha desarrollado a través de 2011 y ahora está llegando a su fase de consulta pública (por lo que esperen frecuentes blogs en las próximas semanas).

Como Francia ocupa la presidencia del G-20 el año 2011, era una oferta que no podíamos rechazar. Tal esplendor puede ser bastante intimidante y fue tranquilizador tener la importante contribución de Anne Fily de la Organización Europea de Consumidores (BEUC) y la presencia de nuestras organizaciones miembros francesas.

Había un público de cerca de 50 participantes, muchos de ellos del sector financiero, y un animado debate siguió a las presentaciones. Como suele ocurrir en tales ocasiones, uno se sobre-prepara y anticipa fuertes argumentos en contra, sólo para ser tomado por sorpresa por el acuerdo expreso del lado de la industria.

Acuerdo general

Varios representantes bancarios dieron su acuerdo general a las propuestas de CI. Dos intervinieron para decir: "No se puede sino estar a favor”. Un miembro del sindicato (Fuerza Obrera) sugirió que el Comité simplemente adoptara la posición de CI como política. Si sólo los gobiernos del G-20 fueran iguales de entusiastas!

A pesar del entorno agradable, no deberíamos caer en una sensación de gran consenso. Mi respuesta fue que si las propuestas son tan obvias, de hecho, algunas son bastante banales, entonces ¿por qué es una lucha conseguir que los gobiernos y la industria los adopten?

Varias de las propuestas de CI, como la obligación de comparar productos bancarios, ya están en marcha en Francia, pero se encontró con la feroz oposición de la industria cuando fueron presentadas por la señora Lagarde el año pasado. Las propuestas no era tan evidentes hace 12 meses atrás, entonces!

En contraste, la prohibición de productos, en la forma de un requerimiento para que nuevos productos sean precedidos de un acuerdo (aprobación) por la autoridad reguladora correspondiente, la Autoridad del Mercado Financiero, parece ser ampliamente aceptada, (aunque por mi mente pasó el innoble pensamiento de que tal vez esto se debía a que el regulador en cuestión estaba en la sala).

Francia y los consumidores

El gobierno francés ha defendido el interés de los consumidores en el proceso del G-20, incluyendo el mensaje grabado de la señora Lagarde de apoyo al Congreso Mundial de CI en Hong Kong. No es que estén de acuerdo con todo lo que decimos, hay desacuerdo con nuestra postura sobre separar la banca del retail de la banca de inversión. Sin embargo, hay acuerdo en que la protección del consumidor es mucho más que transacciones al por menor en el punto de venta, la que se remonta hasta la cadena de producción, y que involucra cuestiones como las ayudas estatales y la regulación prudencial.

Uno de los argumentos presentados por los banqueros franceses, y avanzado por la industria en otros foros (ver más blogs), es que los consumidores también deben aceptar la responsabilidad por sus acciones en el mercado de servicios financieros.

No hay problema para nosotros en eso; creemos que los consumidores tienen la responsabilidad de divulgar las obligaciones financieras cuando toman contratos de crédito, por ejemplo. Apoyamos el principio de las agencias de calificación de créditos (aunque hay debate en cuanto a la cantidad de datos que deben recoger).

Me he encontrado con un serio defensor de los consumidores que no acepta que los consumidores también tienen responsabilidades, y han sido testigos del trabajo de nuestros miembros en ese sentido en circunstancias tan variadas como los municipios del Sur de África y las aulas del este de Eslovaquia. Por lo tanto, no falsa oposición de principios, por favor.