14 marzo, 2012

¿Es hora de volver a examinar los derechos del consumidor?

En el 50 aniversario de la declaración fundamental de JFK sobre los derechos de los consumidores, la Directora General de CI, Helen McCallum, analiza si estos principios son relevantes en la actualidad, y qué desafíos enfrentan los consumidores en el futuro.


El 15 de marzo 1962 el presidente de EE.UU. John F. Kennedy se convirtió en el primer líder mundial en abordar directamente la cuestión de los derechos de los consumidores. En una declaración ante el Congreso de los EE.UU., el presidente Kennedy dijo:

"Los consumidores, por definición, nos incluye a todos. Ellos son el mayor grupo económico, que afecta y es afectado por casi todas las decisiones económicas públicas y privadas. Sin embargo, son el único grupo importante... cuyas opiniones a menudo no son escuchadas".

Kennedy pasó a esbozar un conjunto de derechos de los consumidores que, a través del tiempo, se convirtieron en ocho principios que inspiran a la mayor parte de los grupos que trabajan por los derechos del consumidor en la actualidad: el derecho a la seguridad, el derecho a estar informado/a... a ser escuchado/a... a ser compensado/a... a la educación para el consumo... a un ambiente sano... a la satisfacción de las necesidades básicas... y, el derecho a elegir.

Cada año nuestro movimiento marca el 15 de marzo como Día Mundial de los Derechos del Consumidor. Grupos de consumidores de todo el mundo lo harán así este año, y muchos se unirán a Consumer International para pedir opciones reales para los consumidores de servicios financieros.

Muchos defensores de los derechos del consumidor también reflexionarán en aquellos ocho derechos de los consumidores inspirados por le discurso del presidente Kennedy en 1962. Uno puede con razón preguntarse si después de 50 años estos derechos son suficientes en este mundo globalizado, digitalizado? ¿Qué significan estos derechos para el futuro?

Con el fracaso de la industria bancaria que afecta a tantas vidas, debemos, por ejemplo, exigir el derecho de los consumidores a la responsabilidad corporativa? O, como algunos comentaristas han sugerido a la luz del debate actual en torno a la digitalización de nuestras vidas privadas, ¿podemos demandar el derecho de los consumidores a la privacidad?

La era digital ha creado un nuevo paisaje, en el que la propiedad intelectual y los derechos de autor son  repentinamente temas que atañen los derechos del consumidor. En varios países hay consumidores han sido demandados por millones de dólares por bajar música y películas o por el uso de contenidos creativos sin permiso. ¿Qué derechos del consumidor necesitamos para defender esto? ¿Tal vez un derecho de acceso al conocimiento?

Además de ser un desafío para los derechos del consumidor, Internet y los medios sociales también han creado un modo completamente nuevo de expresión que está funcionando como un poderoso catalizador para la acción.

La misma tecnología que ha ayudado a la Primavera Árabe a crear una nueva realidad para millones de personas, está permitiendo a los usuarios compartir opiniones y decisiones de compra a través de contenido generado por usuarios, el concepto de "Me gusta" de Facebook y las tendencias de Twitter.

Los nuevos medios de comunicación también están creando nuevas formas de activismo de los consumidores que puede ser global, instantánea e increíblemente poderosos. Basta con mirar la campaña en Big Switch de Which?, que ha obtenido cerca de 200.000 firmas en línea de los consumidores que desean ser parte de su iniciativa de compra colectiva para conseguir una reducción de precios de la energía, o cómo las campañas de consumo, como Defienda sus dólares y MuevetePorTuDinero están utilizando los medios sociales.

Cuando el número de personas que utiliza Facebook es más grande que la población de los Estados Unidos, y el número de usuarios de Twitter rivaliza con la población de Brasil, se puede entender el poder de estas herramientas. Las organizaciones de derechos de los consumidores tienen la obligación de adoptarlas.

En otras áreas, las nanotecnologías ofrecen grandes ventajas a los consumidores, tales como ropa de auto-limpieza y ventanas con auto-lavado-, pero hay otros usos que pueden llegar al torrente sanguíneo de la gente a través de los cosméticos o pasta de dientes y queremos ver  investigaciones adecuadas y pruebas realizadas antes de que estos productos se lancen al mercado.

Igualmente hay nuevos retos derivados de los nuevos descubrimientos: el mapa del genoma humano y el aumento de la capacidad para identificar la probabilidad de enfermedad hereditaria tiene el potencial de cambiar radicalmente el funcionamiento de los seguros. A menos que las organizaciones de consumidores piensen acerca de estos temas y representen la perspectiva de los consumidores, los productos resultantes pueden suponer una grave desventaja para mucha gente.

El cambio climático es probablemente el mayor desafío del siglo 21 - sin embargo, sus causas y efectos no son iguales. Los que tienen la huella de carbono más pequeña suelen ser los más propensos a sufrir las consecuencias, mientras que los que ya están consumiendo demasiado tienen los recursos para mitigar los peores efectos del calentamiento del planeta.

También es crucial encontrar un equilibrio en la manera de abordar el impacto medioambiental del consumo frente a los derechos de las economías en desarrollo a luchar por un mejor nivel de vida. El movimiento internacional de consumidores tiene un papel importante en conseguir este equilibrio delicado, y vamos a estar haciendo eso justamente en la próxima Cumbre de la Tierra de Río en junio.

Como un planeta, actualmente estamos consumiendo la capacidad biológica de 1,5 planetas cada año. Esto significa que ahora la Tierra tarda un año y seis meses para regenerar lo que utilizamos en un año. La ONU predice que este consumo será equivalente a 2 planetas para el 2030, si las tendencias actuales de consumo continúan. No ser parte de la solución en este caso no es una opción para las organizaciones de consumidores.

Mucho ha cambiado desde que el presidente Kennedy expuso por primera vez su visión de los derechos del consumidor, sin embargo, en muchos aspectos, los desafíos que enfrentamos son los mismos. Todavía queremos productos y servicios seguros, estar informados antes de comprar para tener una elección significativa, y que nuestra voz se escuche.

El futuro seguirá necesitando un movimiento de consumidores que defienda estos principios: ellos son tan relevantes hoy como siempre lo han sido.

Feliz Día Mundial de los Derechos del Consumidor.


2 comentarios:

Unknown dijo...

Verdad que JFK fué el primer líder mundial a abordar los derechos del consumidor. El más intrigante de todo és que exactamente en los EEUU, donde el movimiento de consumidores se organizó a partir de postulaciones de trabajadores, no se vé hoy una comunicación de objectivos y causas entre trabajadores y consumidores. Eso ocurre en casi todo el mundo. Pero cada dia más nos consideramos consumidores. Me parece que lo que pasa es que nadie más se considera trabajador, una palabra tal vez cargada de un significado histórico que nos lleva a epocas de tipicos conflitos de clase. Hoy, queremos olvidar las clases, queremos todos ser a penas consumidores. Pero los conflitos de consumo siguen a existir. Si las clases no son más un elemento de identidad, necesitamos encontrar otros. Tal vez, la salida sea exactamente esta: somos todos ciudadanos del mundo y consumidores! La lucha solamente avanzará si nosotros nos dermos cuenta que el derecho de un consumidor és el derecho de todos!

Anónimo dijo...

Sì es hora de examinar los derechos de los consumidores y analizar la realidad que se està delineando con la actual crisis econòmica.Ciudadanos y consumadores organizados. Pareciera ser que los grupos de compras de productos que van desde el fotovoltaico a productos alimenticios favoreciendo producciones biològicas es una buena idea.