23 mayo, 2012

Crisis en Europa: Tiempo de una Ley de Insolvencia Familiar

España, Grecia, la crisis económica y financiera y la confianza en los bancos: tiempo de una Ley de Insolvencia Familiar, escribe Antonino Serra, de CI.


Paul Krugman, Premio Nobel de Economía y columnista del New York Times ha escrito que no tiene dudas que Grecia saldrá del euro en breve.

Nouriel Roubini, también Nobel de Economía, escribió que las salidas de Grecia a la crisis económica y financiera que vive pueden ser al menos tres, una de ellas la de dejar el euro, lo que traerá según su visión un impacto directo en la población y sobre todo en el manejo de sus deudas personales y familiares, y que cree que Portugal es un firme candidato a seguir el mismo camino.

Las noticias que se leen en los diarios sobre lo que griegos y españoles están haciendo con sus ahorros dicen que la gran mayoría ha empezado a retirarlos de los bancos por temor a un “corralito a la Argentina”.

El gobierno español ha “nacionalizado” Bankia, el cuarto banco español, intoxicadas sus finanzas con las hipotecas tóxicas, y las noticias hablan de que necesitará unos 7500 millones de euros para salir de su crisis; para mí habla de una gran cantidad de españoles que han contraído deudas con ese banco y que por la situación económica de creciente desempleo y desaceleración de la economía les será imposible hacerles frente.

Es en estos casos cuando uno se pregunta qué es lo que están haciendo los gobiernos para que los efectos de la crisis en los consumidores puedan ser mitigados.

Se puede estar de acuerdo en que es necesario realizar un salvataje a la banca para evitar un colapso financiero, pero este tipo de medidas no son suficientes si de manera paralela y con el mismo énfasis no se ponen en práctica mecanismos que permitan a los consumidores sortear los problemas; consumidores que, no lo olvidemos, en la mayoría de los casos ha accedido al crédito por la insistencia de los bancos y sus estrategias de publicidad y marketing.

Es entonces cuando urge proteger a los consumidores mucho más que antes ya que como ha señalado Monique Goyens, Directora de la Oficina Europea de Asociaciones de Consumidores (BEUC, por su sigla en francés), en tiempos de crisis la protección del consumidor no es un lujo sino una necesidad primaria.

Renegociación de deudas

Una de las herramientas que debe ponerse en marcha es un procedimiento rápido y equitativo de renegociación de las deudas, que haga salir a los consumidores y sus familias del estado de insolvencia en el que puedan hallarse. Por eso, es indispensable que los países europeos en crisis – y también todos los demás que no cuenten con uno – aprueben una Ley de Insolvencia Familiar.

Desde la Oficina para América Latina y el Caribe de CI hemos trabajado en el desarrollo de una Ley Modelo de este tipo y la estamos promoviendo en diversos parlamentos de la región. Seguramente podría servir también como base para el desarrollo de una legislación en España, Grecia y Portugal.

Creemos que es un acto de justicia social, de apremiante necesidad y que sólo cuando se cuente con instrumentos de este tipo es que puede pensarse que la crisis será soportada en condiciones justas por todas las personas que la sufren.

Conozca la Ley Modelo de Insolvencia Familiar