24 octubre, 2012

Amenazan derechos de los consumidores ya ganados en Asia y las Américas

Jeremy Malcolm de CI, analiza cómo la Asociación Trans-Pacífico está desmantelando una serie de derechos de los consumidores a partir de las leyes de propiedad intelectual, desde el etiquetado de alimentos a las normas laborales.

 

Como organización global, gran parte del trabajo que Consumers International (CI) y hace por y a través de sus miembros, se realiza a nivel internacional. Al establecer políticas de consumo que se aplican a muchos países, nos aseguramos de que ningún país se quede atrás cuando se implantan las mejores prácticas. (Un buen ejemplo de esto es nuestro trabajo en torno a la norma ISO 26000 sobre responsabilidad social.)

Pero en lugar de ser una carrera hacia la cima, a veces la globalización puede ser una carrera hacia atrás, en la que las leyes nacionales para proteger el interés público son sacrificadas en el altar del libre comercio.

Un ejemplo de esto se encuentra en la Asociación Trans-Pacífico (TPP), un acuerdo intergubernamental actualmente bajo negociación, que amenaza con reducir radicalmente normas ya ganadas sobre salud, privacidad, protección del consumidor, además de normas ambientales y laborales en 11 países negociadores de la región Asia Pacífico.

Estas son sólo algunas de las partes del texto de TPP que preocupa a los consumidores:


Alimentos y etiquetado

Las disciplinas comerciales existentes de la Organización Mundial del Comercio (OMC) ya limitan la soberanía nacional y de los consumidores cuando se trata de alimentos. Por ejemplo, bajo las reglas de la OMC, las Comunidades Europeas fueron castigadas por prohibir las importaciones de carne de vaca mezclada con hormonas, debido a que los riesgos para la salud del uso de hormonas artificiales en el ganado no han sido establecidos científicamente.

Como resultado, se le ordenó a Europa indemnizar a Estados Unidos para las importaciones perdidas de carne de vacuno con hormonas que los consumidores europeos no querían! En el marco del TPP, la industria estadounidense está pidiendo poderes aún más estrictos para limitar a otros países de la regulación de productos como los alimentos genéticamente modificados, pesticidas y aditivos.


Propiedad intelectual


Quizás el capítulo más polémico del TPP, el de propiedad intelectual, también elevaría la protección de la propiedad intelectual y las normas de aplicación por encima de los niveles ya elevados fijados por la OMC, en perjuicio de los consumidores.

Por ejemplo, muchos países se verán obligados a extender la duración de la protección de los derechos de autor por 20 años o más, lo que ha dado como resultado que obras de principios del siglo pasado se hayan sido cerradas al dominio público desde hace décadas. La importación paralela también será restringida, lo que permite aprovechar de esa situación a las multinacionales.

Un estudio parlamentario australiano muestra que tales restricciones aumentan el costo de las descargas de música en ese país en más de un 50% en comparación con EE.UU.

El derecho a saltarse las cerraduras digitales para un ejercicio justo con el derecho de autor también se reducirá, y las sanciones tanto civiles como penales en caso de infracción de derechos de autor casi seguro se globalizarán.


Solución de controversias


Bajo las normas estatales de solución de controversias sobre inversión propuestas por el TPP, las grandes empresas pueden demandar a los gobiernos ante un tribunal comercial internacional, por introducir nuevas leyes - como las leyes de protección al consumidor - que dañen sus negocios.

Por ejemplo, el gigante del tabaco Philip Morris está actualmente demandando a Australia en virtud de un acuerdo de libre comercio similar entre Australia y Hong Kong, sobre la introducción en Australia de una ley que requiere un paquete sencillo de cigarrillos.

Aunque el Tribunal Superior de Australia ya rechazó el reclamo de Philip Morris, la compañía todavía prosigue su caso en el tribunal internacional. Como era de esperar, Australia ha rechazado la "establecer una disposición sobre solución de controversias inversionista-Estado" por el TPP, pero EE.UU. sigue insistiendo en ello.


Comercio electrónico


El TPP está proponiendo adoptar y fortalecer las problemáticas reglas de privacidad transfronterizas de la APEC, que se desarrollaron sin participación adecuada de las organizaciones de consumidores ni grupos dedicados al tema de la privacidad. Estas normas establecen un proceso simplificado para el intercambio de información privada de los consumidores a través de las fronteras, posiblemente hacia países donde la protección de la privacidad es mucho más floja.

Como parte de esto, el TPP está proponiendo políticas gubernamentales ilegales que requieren que la información de los consumidores esté físicamente alojada en los servidores locales. La intención es permitir que empresas de Internet de Estados Unidos guarden esa información privada, aun cuando las leyes estadounidenses permiten escuchas sin orden judicial y la vigilancia de sus ciudadanos.

Esta práctica desconcertante se extenderá ahora por toda la región si esta propuesta del TPP se lleva a cabo.


Exclusión de organizaciones de consumidores


Hay probablemente muchas otras áreas del texto que también son del interés de los consumidores. Pero sólo podemos decir "probablemente", porque el texto no ha sido distribuido. Sólo sabemos lo que vamos a hacer con el acuerdo porque dos de sus 20 capítulos se han filtrado, y por las declaraciones públicas de los negociadores y grupos de presión.

En particular, el gobierno de EE.UU. ha afirmado que los capítulos sobre "Competencia" y "Comercio Electrónico" incluyen texto sobre la protección de los consumidores, y que también existe un capítulo sobre "Servicios financieros" que sin duda es de interés para los consumidores. Sin embargo, a CI y a todas las otras organizaciones de consumidores, se les ha negado el acceso a estos textos, mientras está claro que a los grupos de presión empresariales se les ha permitido verlos.


Participación de CI


CI asistió a la más reciente reunión de los negociadores del TPP en Virginia, EE.UU., a principios de este mes con ODECU miembro de CI en Chile, donde se nos permitió una presentación de 10 minutos y una mesa desde donde distribuir publicaciones.

Si bien esto es una excusa lamentable para la participación pública, las reuniones han proporcionado un punto útil para la movilización de la sociedad civil, y son una ocasión para que las ONG con buenas conexiones organicen reuniones informales y privadas con los negociadores. (CI asistió a esa reunión en Virginia.)

La próxima reunión negociadora del TPP se llevará a cabo en Nueva Zelanda desde el 3 al 12 de diciembre de 2012, y nuevamente estamos invitando a las organizaciones miembros de CI interesadas en participar, con entrenamiento y apoyo de CI.


Ahora es el momento


Si usted está interesado/a en saber más, y es de Australia, Brunei Darussalam, Canadá, Chile, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur, Estados Unidos y Vietnam, póngase en contacto conmigo o con Farooq Ahmed Jam, de la Oficina de CI para Asia Pacífico y el Medio Oriente.

Nosotros le proporcionaremos un detallado documento informativo que hemos preparado, y le pondremos en contacto con los negociadores de su país.

Incluso si no puede asistir a la próxima sesión de negociación, todavía hay muchas maneras en que usted puede tener un impacto, entre ellas hablar con los negociadores, y vinculándose con otras organizaciones no gubernamentales en su país que ya estén participando en el TPP.

Considerando que el acuerdo debiera estar listo en 2013, ahora es el momento en que los miembros de CI de la región de Asia-Pacífico deben defenderse contra las muchas amenazas a los consumidores que contiene el TPP.