23 octubre, 2014

México se le escapa a Monsanto



La multinacional Monsanto tiene muchas demandas en México. Las organizaciones sociales están decididas a no permitirle concretar en este país sus amenazas contra alimentos emblemáticos y la subordinación económica del campesinado.

MERCEDES LÓPEZ MARTÍNEZ, de Vía Orgánica, relata esta determinación de la sociedad civil de México ante un peligro inminente, decisión que ha puesto en primer plano la importancia de la unidad de distintos sectores de la población para poner en jaque a una de las mayores multinacionales alimentarias del planeta.
______________________

Dos productos ancestrales base en la alimentación mexicana, el maíz y la miel, se encuentran amenazados por Monsanto, la principal empresa transnacional productora de semillas y alimentos genéticamente modificados.


Por ese motivo, organizaciones civiles, comunidades indígenas y personalidades sociales interpusieron diversas demandas para defender la biodiversidad, la producción campesina, la salud y la alimentación mexicana. 

La lucha por el maíz 

En el caso del maíz, en 2012 Monsanto (junto con Syngenta) solicitó permisos para la siembra comercial de maíz transgénico en 1 millón 840 mil hectáreas del norte de México.

Ello hubiera significado la pérdida de diversidad biológica de los maíces nativos; daños a la salud humana por el consumo de maíz genéticamente modificado, así como la subordinación económica de los campesinos por tener que comprar el paquete tecnológicos con el dañino herbicida Roundup incluido y daños al medioambiente.

Ante la inminente autorización de la siembra comercial de maíz genéticamente modificado por parte del gobierno mexicano, 52 personas y 20 organizaciones civiles interpusieron en 2013 una demanda colectiva, que derivó en una medida cautelar para suspender todos los permisos de liberación de siembra de maíces transgénicos en el país (a nivel piloto, experimental y comercial). 

El gobierno no apoya 

Esta medida ha recibido decenas de impugnaciones por parte de las transnacionales y, lo más grave e irónico, por instancias gubernamentales como la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa).

En lugar de defender el principio precautorio para proteger la salud y biodiversidad del pueblo mexicano, estos organismos están litigando en favor de las empresas extranjeras para que se autorice la siembra comercial de maíz GM. 

Organizaciones en alerta 

Actualmente los grupos que defienden el maíz,  la vida, la alimentación, la salud y la biodiversidad en México están en alerta.

La amenaza es que se derogue la medida cautelar y se otorguen los permisos para la siembra indiscriminada de maíz GM en el centro de origen y biodiversidad del maíz.

Durante el presente año, se han otorgado tres amparos a comunidades indígenas y campesinas mayas de Yucatán y Campeche constituidas por 30 mil apicultores, para suspender la siembra de soya transgénica de Monsanto.  Esto debido a que el gobierno no consultó a las comunidades sobre esta siembra, lo que les ha afectado en su biodiversidad, por la muerte de abejas y la contaminación de la miel por transgenes. Estos últimos han sido detectados en la Unión Europea, principal consumidora de este producto ancestral mexicano. 

Las demandas de Monsanto 

Monsanto cuenta con una larga historia de demandas en el mundo. 

En Estados Unidos recibió  diversas demandas judiciales, incluyendo una del gobierno para  evitar la contaminación  de refugios de vida silvestre  en ese país por transgénicos.

En Francia Monsanto fue demandado por publicidad engañosa  sobre su herbicida Roundup, un producto letal para la salud humana y el medioambiente.

En México, diversos grupos de la sociedad civil se han organizado, conmemorando desde hace dos años el Día Mundial contra Monsanto el 25 de mayo, al que se han sumado organizaciones campesinas, la Campaña Nacional sin Maíz no hay País, el 132 ambiental (grupo estudiantil) y el Carnaval del Maíz, integrado por jóvenes activistas.

Además se han realizado huelgas de hambre por parte de la CIOAC contra el maíz transgénico y por la reactivación del campo, y movilizaciones durante el Día del Maíz cada 29 de septiembre desde hace seis años, en defensa de la biodiversidad, la agricultura campesina y la milpa. 

Lo que viene 

Durante lo que resta de este año, se estarán realizando diversas movilizaciones, foros y pronunciamientos por parte de campesinas, civiles, sindicales, colonos, estudiantes y grupos indígenas, que concluirán el próximo 6 de diciembre.

Ese día se conmemoran cien años de la llegada de los ejércitos del norte y del sur a la ciudad de México, durante el periodo revolucionario, encabezados por Francisco Villa y Emiliano Zapata, históricos líderes campesinos.