07 mayo, 2015

¿Deberíamos preocuparnos por Internet.org?


El 90% de los países más pobres del planeta carece de acceso a Internet y recién en 2017 el 50% de la población mundial estará conectada, según el último informe de la Broadbrand Commission. 

En otras palabras, en 2017 la mitad del mundo seguirá sin acceso a Internet.

Por eso, lo que ofrece Zuckerberg a gobiernos de países pobres y en desarrollo -una aplicación para móviles sin costo, con acceso a unas 15 a 20 páginas diversas-, para conectar a personas y comunidades sin acceso a Internet, es atractivo. Aunque no ha permanecido así para todos.
_________________________

Algunos de los socios que habían aceptado ingresar al proyecto lo pensaron dos veces y se retiraron. Así ha ocurrido con varias empresas de la India, incluyendo su mayor periódico en inglés The Times of India.

En estos momentos se trata de un proyecto más criticado que alabado. Organizaciones y medios que se preocupan por la Neutralidad de la Red, la libre expresión, la protección de datos y la privacidad, han alertado de que todo ello estaría en juego bajo el proyecto del CEO de Facebook.

En Brasil, la posibilidad de implementar este acuerdo ha levantado una ola de críticas de organizaciones de la sociedad civil que, entre otras cosas, enfatizan que bajo el lema de ‘internet gratis’ se produce un monopolio sobre el tráfico de datos de la red, “reduciendo tanto la disponibilidad de contenidos, aplicaciones y servicios de internet como la libertad de elección de los usuarios’.

En efecto, al privilegiar unas pocas páginas por sobre otras, el proyecto Internet.org choca de frente con la Neutralidad de la Red, el espíritu mismo de Internet que significa que toda la información ofrecida allí debe ser tratada de la misma forma, sin privilegiar bajo ningún aspecto a una página sobre otra. La misma velocidad para todas, la misma oportunidad para todas: empresas y blogueros, por ejemplo.  Es ese ambiente democrático e igualitario lo que hace irresistible a Internet y es lo que no tiene el proyecto de Zuckerberg.

¿Su proyecto llevaría a la creación de un Internet para pobres y otro para afortunados? 

En realidad no, simplemente porque la propuesta de Zuckerberg, ya en curso en Colombia, la India (estuvo de prueba en Paraguay), algunos países de África –y en conversaciones con Panamá, Brasil y México- NO ofrece Internet. Lo que ofrece es una especie de Facebook recargado, un botón de muestra ante los miles de millones de accesos que posee el real Internet, que seguiría pendiente para esas comunidades.

Negocios

Este proyecto, que no es uno de filantropía, como el CEO de Facebook lo ha publicitado, ha dejado varias huellas que indican claramente que se trata de una propuesta de negocios.

Dejó una de esas huellas cuando presentó su proyecto en el Mobile World Congress de Barcelona a comienzos de este año, donde dijo que buscaba crear un modelo provechoso para los operadores. El modelo consiste en hacer gratis la aplicación por unas cuantas páginas, pero avanzar hacia un plan de datos pagado si se quiere más de ‘internet’. 

Allí mismo en Barcelona, el vicepresidente senior de operaciones de Millicom dijo que desde su asociación con Internet.org, se produjo un aumento del 30 por ciento en clientes de pago para los datos en Paraguay a Tigo (de Millicom), y un aumento de diez veces en las ventas de teléfonos inteligentes en Tanzania. Porque, claro, además hay que comprar smartphones.

Y por supuesto que los consumidores deberíamos preocuparnos por Internet.org, que es, en primer lugar, publicidad engañosa, pues una aplicación está lejos de ser Internet. 

Luego, porque busca enganchar a usuarios que posteriormente pasarán a pagar planes para lo que seguro se endeudarán a fin de lograrlo y, finalmente, porque al romper la Neutralidad de la Red pasa por alto el derecho a elección de los usuarios y el acceso al conocimiento, al menos como se entiende ese concepto en el contexto de lo que se ha llamado la 'sociedad de la información’...

Cuando hace cuatro años atrás Naciones Unidas declaraba el acceso a Internet como un derecho humano el entonces el Relator Especial de la ONU, Frank La Rue, en un comunicado de prensa dijo que los gobiernos "deben esforzarse" para hacer Internet "ampliamente disponible, accesible y costeable para todos". Asegurar el acceso universal de Internet, "debe ser una prioridad de todos los estados".

Así es. Nada más, nada menos. Mark Zuckerberg no puede suplir ni paliar esa tarea.