17 mayo, 2015

Directrices ONU sobre Protección del Consumidor ingresan a su última etapa


ANTONINO SERRA, coordinador del programa global de CI sobre Protección del Consumidor, brinda a continuación un informativo panorama acerca de este proceso en el que CI ha tenido mucho que decir y proponer.
 
En un articulo anterior, de septiembre de 2014, Antonino mencionaba que este proceso entraba en su recta final. En ese momento, UNCTAD había culminado una etapa de consultas a todos los interesados – gobiernos, sociedad civil, expertos – sobre los temas que debían incluirse en el nuevo texto de las Directrices. 

A partir de allí se elaboró un borrador que fue circulado para comentarios, y que CI envió a UNCTAD. Ese primer borrador sufrió sucesivas versiones hasta llegar a un nuevo borrador consolidado hacia fines de diciembre de 2014 (ver nuestras propuestas).
________________________________________________

En enero de 2015, en Ginebra, UNCTAD realizó la tercera Reunión Ad Hoc de Expertos de Protección del Consumidor con el objetivo de discutir este texto y avanzar hacia consensos sobre el mismo. A esta reunión asistieron unos 150 delegados, lo que mostró el alto interés que despertaba la discusión de las directrices. 

Durante dos días se buscó allanar el camino hacia un texto que pudiera satisfacer las expectativas y las necesidades de todos los participantes pero, principalmente, la de los propios consumidores que son el objetivo último de las Directrices. 

El encuentro no estuvo exento de debates pormenorizados sobre los temas incluidos en el nuevo texto, sobre todo los referidos a comercio electrónico, privacidad y protección de datos, acceso al conocimiento, servicios financieros, la ampliación de los llamados “derechos de los consumidores” que las Directrices refieren como “necesidades legítimas”, y el andamiaje institucional necesario para hacer que las Directrices continúen siendo un referente válido y actualizado de la protección del consumidor. 

En este último tema, CI mantuvo su postura sobre la necesidad de que se cree en el seno de la ONU una Comisión de Protección del Consumidor.

Es importante recordar que el texto final de las nuevas directrices será presentado a la Séptima Conferencia de Naciones Unidas de Revisión sobre Aspectos Relacionados con el Control de Prácticas Restrictivas al Comercio, que se llevará a cabo en Ginebra del 6 al 10 de julio de este año. La Conferencia, de aprobar el texto, lo enviará a la Asamblea General para su aprobación final y su entrada en vigencia.

Nuevo borrador

Por eso, estas últimas semanas antes de la Conferencia mencionada son de especial importancia para el destino final de las Directrices. En este momento circula entre los interesados un nuevo borrador que incluye lo discutido en Ginebra en enero y durante una reunión posterior realizada en marzo. 

Si bien se han hecho algunos avances importantes, aún queda por decidir algunos aspectos fundamentales como cuál será el andamiaje institucional, ya que la posibilidad de tener una Comisión ha sido descartada por el momento por diversas razones, principalmente presupuestarias, pero la propuesta de crear en su lugar un Grupo Intergubernamental de Expertos en Protección del Consumidor aún no ha sido decidida y cuenta con alguna oposición, a pesar de que existe ya hace muchos años en el seno de UNCTAD un grupo similar de expertos en competencia.

CI estuvo presente en las dos reuniones mencionadas, y ha enviado comentarios a todos y cada uno de los distintos borradores que se han circulado. Además, hemos estado en contacto permanente con los funcionarios de UNCTAD para brindarles nuestro apoyo, al igual que a la presidenta de los grupos de trabajo, Nathalie Homobono de Francia, y a su coordinadora, Teresa Moreira de Portugal; también hemos tenido fluidos contactos con algunos de los encargados de cada grupo de trabajo, principalmente con Brasil y Alemania que están al frente del de “Otros Temas”, y con Malasia, encargada del grupo de “Servicios Financieros”.

En los próximos días seguramente circularemos el último borrador del texto de las Directrices, para que nuestros miembros puedan conocerlo y saber la posición de CI, además de poder utilizarlo para influir en sus gobiernos para la inclusión de aquellos temas que CI considera fundamentales. Está programada una reunión de las misiones permanentes de los países acreditadas ante UNCTAD para discutir el texto el día 27 de mayo. Seguramente, de esa reunión saldrá el texto que se llevará a la Conferencia.

Debo decir que algunas de las propuestas que realizó CI a lo largo de este proceso han sido tenidas en cuenta. El último borrador, por ejemplo, incluye como un nuevo interés legítimo, el acceso de los consumidores a bienes y servicios esenciales, algo que CI propuso de manera firme. Pero aún hay otros que creemos necesario incluir, sobre todo el relativo a la creación de una institucionalidad clara y con recursos.

Puedo afirmar que las nuevas Directrices serán mejores que las actuales, y que para que sean óptimas aún tenemos un corto camino por delante. Desde CI estamos empeñados en que ello ocurra.