05 febrero, 2016

Mayor seguridad vehicular, menos muertes y lesiones



MARCELA NOVICK Y CLAUDIO DANIEL BOADA, abogados de la Unión de Usuarios y Consumidores de Argentina, escriben a continuación sobre el panorama de la seguridad vehicular en su país, destacando sus carencias y las acciones promovidas por la asociación. 

Ambos estuvieron presentes en el reciente taller ofrecido por CI sobre seguridad vehicularen América Latina, luego del cual prevén una ampliación de sus acciones en el marco de la campaña global de CI por #CarrosMasSeguros.

En la foto: Claudio Daniel Boada a la izquierda, y Marcela Novick a la derecha. En el centro están Sergio Procelli y Alberto Pellegrini, ambos de Consumidores Argentinos.
_________________________________________________

¿Y los matafuegos? ¿Dónde están?

Si nosotros le decimos a cualquier consumidor en Argentina, que los coches 0 km que se venden en su gran mayoría no son aptos para circular en las calles y rutas de nuestro país, es difícil que nos crean. Pero es cierto.


La casi totalidad de los 0 km no tienen matafuegos (extintores de incendio). Nuestra ley de tránsito contiene una serie de disposiciones que establece cuestiones referentes a la seguridad vehicular, tales como tipo y color de luces, cinturones de seguridad, paragolpes y otras especificaciones técnicas; y entre ellas, el tipo de matafuego, ubicación  y forma de sujeción al vehículo. 

Por supuesto que la violación de alguna de estas normas implica la imposibilidad de circular con el mismo, una multa de tránsito y en algunos casos puede llegar a la retención del automóvil.

Por eso decimos que el vehículo no es apto para circular. Puede circular -como también puede circular un vehículo sin las luces reglamentarias- pero no es jurídicamente apto para circular.

Pero además, no es apto para una circulación segura, ya que esta normativa (desde ya escasa en normas de seguridad) busca minimizar el peligro de una actividad claramente riesgosa, tanto para quienes usan el automóvil como para los transeúntes, y demás personas y bienes. 

Reducir el número de muertos y lesionados en accidentes de tránsito es indispensable. 

Acciones judiciales 

Al no encontrar respuesta a nuestros reclamos, nuestra asociación inició varias acciones judiciales colectivas tendientes a que las empresas automotrices cumplan con la normativa vigente nacional respecto la colocación en las unidades que se vendan y la información que deben suministrar a los consumidores respecto de la provisión de los matafuegos en los vehículos que fabrican, comercializan e importan.

Dadas las particularidades que presenta la tramitación de los procesos judiciales colectivos, en forma previa a las demandas se iniciaron medidas cautelares, y en dos oportunidades se consiguieron resultados favorables para los consumidores.

Las medidas cautelares concedidas fueron contra General Motors de Argentina S.A. y contra Hyundai Argentina S.A., para que informen a los usuarios el lugar específico dentro del habitáculo de los vehículos que fabrican, importan o comercializan donde debe ir colocado el matafuego y la sujeción o soporte correspondiente, de conformidad con las previsiones de la Ley Nacional de Tránsito N° 24.449. 

Ampliación de nuestras acciones 

Los autores de la presente nota participamos en el Taller de Seguridad Vehicular que se realizó en Santiago de Chile entre los días 26 y 28 de enero de 2016, organizado por Consumers International (CI).

Los conocimientos obtenidos, así como las articulaciones que pudimos generar en dicho taller con asociaciones colegas y con LatinNCAP, nos permiten imaginar una ampliación de nuestras acciones sobre seguridad vehicular.  La mayoría de ellas seguramente en conjunto con CI y con LatinNCAP. 

Y todas buscando la desaparición del doble estándar en seguridad vehicular entre los autos de los países desarrollados respecto de los que se venden en América Latina, haciendo campaña para que los consumidores valoren la seguridad vehicular al realizar una compra de un 0 km y trabajando para que se valoren las estrellas en seguridad vehicular que LatinNCAP y Global NACP otorgan en sus pruebas (entre otras cuestiones como, por ejemplo, que no se vendan vehículos cero estrellas).