23 enero, 2014

Chocantes hallazgos sobre inseguridad alimentaria

Anna Glayzer, experta en alimentos de CI, escribe sobre los enormes desafíos de garantizar que los alimentos sean seguros para los consumidores.

Uno de los mayores retos que enfrenta una organización global de membresía es la unidad frente a la asombrosa diversidad. Esto es cierto en relación con todas las cuestiones con las que CI trabaja, pero ninguna tanto como los alimentos.

Traigo a la memoria esto después de haber asistido a dos reuniones muy diferentes en materia de seguridad alimentaria.

La primera fue una reunión del grupo alimentario de la  International Consumer Research and Testing en Estocolmo, en la que representantes de grupos de consumidores de todo el mundo compartieron los resultados y las técnicas de los análisis de alimentos que habían hecho en 2013 y hablaron de sus planes para 2014.

Yo digo: " de todo el mundo", pero la asistencia se limitaba a los grupos con recursos y / o proximidad suficiente para permitir su participación.

Los países representados fueron Suecia, Dinamarca , Francia , Reino Unido, Países Bajos, Portugal, Italia, Alemania , Austria , Suiza y EE.UU.  Los tests incluyeron resistencia a los antibióticos en la carne y aves de corral, residuos de plaguicidas en frutas y hortalizas, mercurio en el pescado y arsénico en el arroz.

En todos estos países, las pruebas realizadas por las organizaciones de consumidores actúan como un complemento y un organismo de control de los programas de pruebas gubernamentales. Una organización de consumidores fuerte es una parte vital de cualquier sistema nacional de inocuidad de alimentos.

Poco más de una semana después viajé a Bangkok para participar en un Taller Regional sobre Medidas de Control de Seguridad Alimentaria en los países en desarrollo de Asia.

La reunión fue la culminación de un proyecto dirigido por la Oficina de CI para Asia - Pacífico y el Medio Oriente. La investigación había sido hecha en Bangladesh, Myanmar, Camboya y Laos. Había un informe sobre la situación del sistema nacional de seguridad alimentaria de cada país.

La reunión fue una oportunidad para que los participantes discutieran los resultados de la investigación y alimentaran las versiones finales de los informes nacionales. También se unieron a la cita expertos procedentes de Tailandia y Malasia. Los informes finales se utilizarán como base para la mejora de la seguridad alimentaria.

Los retos que tienen estos países sobre seguridad alimentaria son enormes. Los problemas incluyen la falta de normas y políticas, la gobernanza no coordinada o inconexa, instalaciones de testeo inadecuadas , falta de personal o falta de personal capacitado, la porosidad de las fronteras y la falta de aplicación adecuada de las normas.

Algunos de los contaminantes químicos encontrados en los alimentos, simplemente no estarían presentes en alimentos europeos o estadounidenses.

En Bangladesh, por ejemplo, la  formalina - un tipo de formaldehído - se utiliza de manera regular para hacer pasar peces antiguos como frescos, y se ha desarrollado un dispositivo de prueba de mano.

Se usan carburos para madurar plátanos y mangos y los residuos de pesticidas se encuentran en niveles muy por encima de otras opciones que podrían ser consideradas 'seguras '.

En los cuatro países los patógenos de origen alimentario proliferan y matan a la gente con una regularidad que es inconcebible en Europa o EE.UU.

Me llamó especialmente la atención un comentario hecho por uno de los participantes de Myanmar. El comentario fue que Myanmar ha estado abierto a las agencias de desarrollo y ayuda exterior durante tres años, pero la atención se centra en la pobreza o la seguridad alimentaria.

Consumers International ha sido la primera organización en venir a hablar acerca de la seguridad alimentaria. Este comentario es bastante chocante. La seguridad alimentaria es la garantía de que comer algo no va a dañar su salud. Es un requisito absolutamente fundamental, tan importante como tener suficiente alimentos.

El derecho a la satisfacción de las necesidades básicas y el derecho a la seguridad son los dos primeros de los diez derechos sobre los que se fundamenta CI. Al mismo tiempo, es alentador saber que CI está trabajando para tratar de proteger estos derechos para todos los consumidores.

De hecho  la creencia de que todo el mundo merece alimentos seguros y nutritivos es lo que mantiene el movimiento de consumidores unificado. Todos tenemos mucho que aprender unos de otros a lo largo del camino.