08 marzo, 2014

Pocas opciones para los usuarios panameños de telefonía móvil



GIOVANI FLETCHER, Presidente del Instituto Panameño de Derecho de Consumidores y Usuarios (IPADECU) escribe a continuación sobre los problemas más graves para los usuarios vinculados al sistema de telefonía móvil en Panamá, con más de seis millones de celulares activos

Éstos van desde las  cláusulas abusivas a problemas de conectividad, pasando por la existencia de servicios de telefonía celular no regulados y la falta de desarrollo de las redes entre otros.

Cláusulas abusivas en los contratos: 

Es común observar cláusulas abusivas en los contratos de servicio de telefonía celular, como por ejemplo, aquellas que garantizan el derecho de las compañías proveedoras de retirar los equipos en concesión, sobre la base de la deuda en el pago que reflejen, sin tener los usuarios derecho alguno a discutir el valor de la deuda basada en los cálculos de la propia telefónica.

Otras cláusulas abusivas establecen la renuncia previa de los derechos procesales o judiciales de defensa que tuviera el consumidor frente a un juicio cualquiera.

Contratos con clausulas no claras o difusas

Igualmente existen normas contractuales que no generan perfiles de confianza óptimos en el consumidor. Son notorias las estipulaciones en donde se utilizan palabras o expresiones técnicas que no son de fácil entendimiento para los usuarios, sin que haya mecanismos fáciles de aclaración de las dudas existentes por parte de la empresa.

Servicios de telefonía celular no regulados

Los usuarios panameños de telefonía celular tienen la opción, como en todo el mundo, de acceder a través de sus dispositivos a servicios tales como Internet inalámbrico (Internet wap) en su mayoría por medio de la compra o pago de ‘data’ o ‘tiempo aire’ que adquiere por vía de tarjetas de pre-pago.   Este mecanismo también satisface el uso del celular para llamadas a través de voz.  No obstante, es utilizado mayoritariamente para la navegación o el llamado ‘chateo’ por internet.     

El problema aquí es que los proveedores de estos sistemas de venta de tarjetas celular de diversos precios, lo hacen sin estipular claramente en las mismas el costo de ‘tiempo aire’ del minuto por uso de los sistemas que tiene el propio celular, tales como voz, SMS u otros.  No incluyen el costo o cargo por kbps, que absorbe u otorga según el costo, el propio servicio.  De allí que los usuarios con contrato o tarjetas de pre-pago de data (internet wap)  de celular, nunca saben el nivel o el monto de consumo del servicio de celular que están contratando o pagando.

Vale la pena anotar que estos servicios se facturan por día de uso, desde de uno, dos o cinco días.  Si no se utiliza en ese espacio de tiempo, se genera el agotamiento de la posibilidad de consumo.

Problemas de conectividad general y caída de llamadas

Otra de las dificultades surge debido a la cobertura inadecuada de la red móvil en los centros urbanos del país o en sitios rurales en donde las operadoras manifiestan, no obstante, tener cobertura.   

Es sabido de ‘puntos ciegos’ en las ciudades en donde en forma extraña la cobertura desaparece sin que las compañías hayan corregido el fenómeno.   Estos puntos que son de interés para la población, tales como los Corredores Urbanos de la Ciudad de Panamá, sea el Corredor Norte o el Corredor Sur.  En ciertos puntos de estos lugares, aun cuando son transitados por centenares de miles de vehículos al día, no se cuenta con la conectividad que las empresas manifiestan que tienen.

Paralelamente las llamadas que se cortan o caen durante una comunicación de celular-a-celular no son compensadas de manera visible.

En efecto, los usuarios no son compensados cuando una llamada facturada por el proveedor se cae al inicio de la misma sin la responsabilidad del consumidor, lo que le obliga a hacer una nueva llamada (con el riesgo de que también se caiga).   

Se trata de un fenómeno frecuente en el sistema de comunicaciones panameño, que se ve desbordado por más de seis millones de celulares activos.

Se percibe que estas ‘caídas’ o interrupción de las llamadas, que también se da en la comunicación vía internet wap, es producto de la saturación del número de usuarios frente a la capacidad técnica de las redes existentes, un factor no confesado por el conjunto de los proveedores del sistema.