28 julio, 2015

El desafío de regular nuevos servicios digitales

Un nuevo informe de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT) sobre la evolución de la normativa a nivel mundial relacionada con Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) revela un paisaje en rápida evolución. 

Sofie Maddens, Jefa de la División de Regulación y Mercado del Medio Ambiente de la UIT, describe los desafíos para la regulación de estos nuevos servicios digitales.
______________________________

El nuevo informe de la UIT revela un mundo donde proliferan los dispositivos y servicios, la conectividad de banda ancha es cada vez más generalizada, y el mundo hiperconectado de la 'Internet de Todo' comienza a ser una realidad. 

Sólo este año:

  • El 'Internet de Todo' crecerá con más de mil millones de tipos diferentes de dispositivos inalámbricos que se espera sean vendidos; 
  • Las ventas de teléfonos inteligentes, particularmente unidades de bajo costo, llegarán a 1,4 mil millones, superando las ventas de PC, televisores, tablets y consolas de juegos combinadas; 
  • Habrá 2 mil 70 millones de cuentas activas de medios sociales a nivel mundial con los usuarios de medios sociales gastando un promedio de casi 2 horas y 25 minutos al día en las plataformas sociales.
A través de la rápida innovación tecnológica, los consumidores se benefician de las enormes oportunidades que ofrecen las TIC; y están cada vez más conectado como consumidores sociales digitales, comunicadores digitales y principales agentes de cambio en una transformación digital.

Sin embargo, esto también significa que están siendo enfrentados a diario con nuevos temas. Ciberseguridad, protección de niños y la privacidad online son todos asuntos de alta prioridad para los reguladores nacionales, así como para los organismos internacionales y regionales activos en este campo.

Encontrar la solución reguladora apropiada

A diferencia de otros sectores, tales como telecomunicaciones, energía, servicios postales, financieros y audiovisuales; no hay un solo regulador único o autoridad en un país o región encargado de supervisar o hacer cumplir un conjunto de normas vinculantes sobre los operadores TIC. A menudo, muchos operadores en el ecosistema online siguen sin ser regulados.

Aunque los proveedores mantienen la confianza de que los beneficios del mundo online superan los riesgos potenciales, desde la perspectiva de los reguladores el ritmo de crecimiento y la innovación plantean grandes desafíos.

También es importante asegurar que las políticas y regulaciones no creen obstáculos innecesarios a las nuevas empresas que entran en el mercado y que provoquen pérdida de oportunidades para los consumidores en términos de reducción de precios y diversificación de servicios.

Se necesitan regulaciones rápidas y flexibles para asegurar que los consumidores estén protegidos online, mientras se crean incentivos para los proveedores de servicios y contenidos.

Tener reglas universales para gobernar las interacciones online no siempre es realista debido a la diversidad de criterios y normas, ya sean legales, culturales o sociales. Sin embargo, corregulación y autorregulación, así como el empoderamiento de los consumidores podrían permitir un espacio virtual sano y respetuoso.

Empoderamiento de los consumidores

Dado que los consumidores son los principales impulsores de la transformación digital, educar y empoderarlos es esencial para mejorar el mundo online.

Los consumidores pueden hacer o deshacer negocios online, a través de sus nuevos poderes para buscar, comparar, clasificar, recomendar o incluso negociar condiciones preferenciales.

Los consumidores tienen canales de gran alcance para hacer oír su voz, pero los reguladores también juegan un papel en la protección de datos y el apoyo al imperio de la ley para los consumidores.

Encontrar un camino a seguir

Hay una serie de directrices útiles y principios disponibles para apoyar una buena regulación. La necesidad de crear un entorno propicio que proteja a los consumidores y proveedores fue reconocida por los reguladores en el Simposio Mundial de la UIT para Organismos Reguladores (GSR - 15), la mayor reunión del mundo de los reguladores de las TIC y especialistas en políticas de los sectores público y privado, que se celebró el mes pasado en la capital de Gabón, Libreville.

En las Guías de Buenas Prácticas 2015, los reguladores reconocen específicamente la importancia de: La adopción de marcos normativos intersectoriales que aborden las especificidades de los servicios móviles y aplicaciones, y proporcionen protección a los consumidores, libertad de elección y el correcto ejercicio de los derechos del consumidor; 
  • La colaboración de múltiples partes interesadas para garantizar que los derechos e intereses de los consumidores y los proveedores estén protegidos; 
  • Educar y empoderar a los consumidores al ofrecer plataformas fáciles de usar y comparaciones actualizadas de las ofertas de servicios y tarifas; 
  • Informar a los consumidores sobre las disposiciones legales y los procedimientos de queja / reparaciones, y promover una cultura de ciberseguridad; 
  • Asegurar que los consumidores no estén vinculados a un proveedor de servicio móvil específico o aplicación, y que conservan su capacidad de elegir y cambiar de proveedores.
La identificación de políticas proactivas y normativas regulatorias, así como iniciativas de co-regulación y autorregulación que eduquen y empoderen a los consumidores es esencial para proteger los derechos de todos los usuarios en un mundo digital abierto, transparente e inclusivo.