05 agosto, 2015

Brasil: Identificar los transgénicos o el poder de elegir*



RENATA AMARAL, investigadora en Consumo Sustentable del Instituto Brasileño de Defensa del Consumidor (Idec) escribe a continuación sobre los riesgos que entraña para los consumidores de Brasil la posible eliminación de la obligación de etiquetar los transgénicos. 

La aprobación de un proyecto en este sentido pondría en entredicho varios derechos de los consumidores, marcando el retroceso de una medida ganada tras años de campañas de parte de Idec y la sociedad civil brasileña. 

El etiquetado de los transgénicos en Brasil ha sido también un punto de referencia para grupos de América Latina que buscan hacerlo realidad en sus países.
___________________________________________

Como si no bastara la entrada vertiginosa de los transgénicos en el país - no sólo las semillas, sino también en los mosquitos - ahora los derechos de los consumidores se ponen a prueba. Esta vez, en relación con el etiquetado de los alimentos que contienen o están producidos a partir de Organismos Genéticamente Modificados (OGM). 

Después de años tratando de ponerlo en la agenda, el proyecto de ley (PL) N°4148/08, del Diputado Luiz Carlos Heinze, que elimina el requisito de obligatoriedad para etiquetar los OGM, fue aprobado por la Cámara de Diputados y ahora espera la consideración del Senado.

Esta propuesta que se tramita en el Senado es una violación del derecho a la información, a la alimentación saludable y a un medio ambiente ecológicamente equilibrado, previstos en el Código de Defensa del Consumidor y en la Constitución Federal.

Además de lo anterior, el proyecto pasa sobre los compromisos internacionales de Brasil en el marco del Protocolo de Cartagena sobre Bioseguridad, un acuerdo ratificado por 150 países que se han comprometido a adoptar medidas para determinar la presencia de transgénicos. 

Vale la pena aclarar que desde el año 2003, Brasil tiene un decreto (Decreto Nº 4680) que contempla el etiquetado de los productos que contengan más de 1% de OGM. Esta norma estableció que, además de expresiones tales como "contiene (ingrediente) transgénico" o "(producto) transgénico”, debe aparecer en la etiqueta un símbolo y la indicación de la especie donante del gen en la lista de ingredientes.

A partir de este decreto, una ordenanza del Ministerio de Justicia (2.658 / 03) definió el símbolo: una "T" en letras mayúsculas inserta en un triángulo amarillo, que deberá figurar en el panel principal de la etiqueta, destacándose y en contraste de colores para garantizar su correcta visibilidad. Todo esto para garantizar al consumidor la información adecuada y habilitar su derecho a elegir.

El proyecto de ley que está en trámite en el Senado retira la obligación de usar el símbolo y la mención del gen donante, con la justificación de que este símbolo denota señal de peligro, característica que los proponentes consideran injusta para los OGM. Peor aún, determina que estas expresiones sólo estén presentes en aquellos productos en los que la presencia de OGM sea detectada mediante un análisis específico.

Se sabe, sin embargo, que la presencia del ADN del transgénico no es detectable vía el análisis en los alimentos procesados. Esto significa que, si se aprueba la propuesta, muchos productos que hoy se etiquetan no lo serán en el futuro, tales como margarinas, galletas, aceites, entre otros. No sólo estos alimentos dejarán de ser etiquetados, sino también aquellos de origen animal alimentado con piensos modificados genéticamente. 

Como si todo ello no fuera suficiente, la responsabilidad por dicho análisis y por la fiscalización del cumplimiento de la medida están abiertas. El proyecto de ley crea una exigencia, que implica costos, pero no define quién es responsable de ella.

Por estas razones, Idec y más de 118 instituciones enviaron una carta al Senado Federal, la Presidencia de la República, el Ministerio de Justicia, el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento, y a la Secretaría Nacional del Consumidor y al Ministerio Público Federal señalando estos problemas y posibles violaciones que la aprobación de una medida como esta podría acarrear, repudiando totalmente el proyecto de ley.