04 abril, 2013

¿Quién vigila Internet? - Última parte



En la Parte 3 y final de la serie, Jeremy Malcolm de CI, advierte sobre los riesgos existentes si se ignoran las propuestas que  plantean la evolución de la gobernanza de Internet en la falsa suposición de que el statu quo es sostenible. 

Jeremy es un abogado experto en propiedad intelectual, Internet y derechos digitales (A2Knetwork.org)

 Hay una oportunidad real de influir en la evolución de los actuales acuerdos de gobernanza de Internet. En diciembre pasado - de hecho, al mismo tiempo que la Conferencia Mundial de Telecomunicaciones (CMTI) se realizaba en Dubai - la Asamblea General de la ONU en Nueva York aprobó una resolución en la que sentó las bases para ello, y en realidad era mucho más importante para el futuro de la gobernanza de Internet que la propia CMTI, a pesar que la mayoría la pasó por alto. 

¿Qué dice esta Resolución ?

La resolución invita al Presidente de la Comisión de Ciencia y Tecnología para el Desarrollo a establecer un grupo de trabajo sobre cooperación reforzada para examinar el mandato de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información respecto a la cooperación reforzada tal como figura en la Agenda de Túnez, a través de la búsqueda, recopilación y revisión de los aportes de todos los Estados miembros y las demás partes interesadas...

Esta resolución no salió de la nada, de hecho, ha estado presente desde el año 2005, en el documento final de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información, la Agenda de Túnez.

Desde el punto de partida que considera "que hay muchos temas transversales internacionales de política pública que requieren atención y no son atendidos adecuadamente por los mecanismos actuales", la Agenda de Túnez llama a la creación del Foro sobre la Gobernanza de Internet como un organismo de discusión multisectorial para abordar estas cuestiones, junto con un más amplio: "... proceso hacia una mayor cooperación entre todas las partes, procediendo tan rápido como posible y respondiendo a la innovación... [que] permitiría a los gobiernos, en igualdad de condiciones, llevar a cabo sus funciones y responsabilidades, en cuestiones de política pública relacionadas con Internet, pero no en los asuntos técnicos y operativos del día a día, que no repercuten en temas de política pública. "

Necesidad de una propuesta concreta

En enero de este año, el presidente de la Comisión de la ONU sobre Ciencia y Tecnología para el Desarrollo (CSTD) describía el proceso que ya está en marcha para convocar a un Grupo de Trabajo sobre Cooperación mejorada que ayudará a determinar, de una manera u otra, cómo el mandato de una cooperación reforzada se expresa a través de la evolución de los mecanismos de gobernanza de Internet.

Los próximos pasos dependen de nosotros. ¿Vamos a participar de manera productiva para proporcionar una base institucional más firme para la representación de los intereses públicos en los acuerdos globales de gobernanza de Internet, o vamos a insistir en que los sistemas sigan siempre atascados en el mismo molde que en 1998?

Una extensión evolutiva de los arreglos existentes sobre la gobernanza de Internet expondrá y eliminará, si es suficientemente deliberativa y transparente, aquellas propuestas de los estados basadas en la represión y el control, ya que nunca pasarían la prueba en un entorno multipartito, aunque al mismo tiempo su autoridad debe limitarse a la elaboración de principios, más que a implementarlos o mejorarlos.

También puede ayudar a evitar en el futuro la aparición de nuevos procesos de exclusión, como el Acuerdo Comercial de Lucha contra la Falsificación (ACTA) y la Asociación Trans Pacífica  (TPP), e incluso si no lo hace, al menos se drenará la legitimidad que reivindica y nos armará para derrotarlos más fácilmente.

Mientras permanezcamos ciegos a esto, rechazando o ignorando las propuestas de evolución de los mecanismos de gobernanza de Internet en la falsa suposición de que el statu quo es sostenible, corremos el riesgo de asegurar que  la Unión Internacional de Telecomunicaciones sea en el futuro el único órgano mundial capaz de tener autoridad para desarrollar los principios de política pública aplicables a Internet.

Este artículo fue publicado previamente por Digital Asia News.
Puede encontrar a Jeremy Malcolm en  Twitter y LinkedIn.